miércoles, junio 22, 2011

Doctor Who: 6ª (1ª parte) temporada. Se hizo el silencio

Vuelven el Doctor, con Amy y Rory (y River) como compañeros, con Moffat como conductor y con nuevas amenazas contra el Doctor y la Tierra. Y se hizo el silencio, o al menos ya sabemos su identidad, otra cosa es que sigan dando guerra o no.

La quinta temporada empezaba estupendamente, aunque tuvo algún que otro capítulo regular (en de los "vampiros" en Venecia no termino de gustarme personalmente, y los dos siguientes tampoco me entusiasmaron), pero en general derrocha calidad de principio a fin. La sexta lleva todo lo iniciado por la quinta mucho más allá.

Matt Smith, The 11th Doctor, es el sucesor del gran décimo Doctor, David Tennant, y no sabemos que pasará con el más allá de 2013 (en 2012 parece que solo habrá media temporada y en Otoño, aunque Smith tiene contrato para 14 episodios más para 2012-2013, y quien sabe si harán algo especial para el 50 aniversario de la serie). Lo tenía muy difícil tras la inmejorable labor de Tennant, pero poco a poco supo hacerse con el papel poco a poco y darle su toque, y logró que no se echara en falta a Tennant, o al menos no demasiado.

Empieza con dos trepidantes episodios que tienen lugar en EEUU en 1969, justo en la época cuando el hombre "pisó" la Luna. Aunque antes de eso tiene lugar una reunión en la actualidad con Amy, Rory y River (que parece que cada vez saldrá más en esta serie, más todavía tras la revelación de su identidad en el séptimo episodio).


¡PELIGRO SPOILERS! Ya había leído información sobre la afirmación de que uno de los personajes principales iba a morir en el primer episodio. En aquel momento, no pude dejar de volver a pensar (y en muchos otros momentos), si no podían dejar a Rory en paz durante un poco más, parecía que iba a ser el Kenny de este Show. De todas formas pensé que sería una muerte aparente y simplemente solo querían tener más audiencia. Pero a primera vista (luego ya veremos la escusa-justificación que nos dan), han cumplido su palabra matando a un personaje que seguramente nadie se esperaba, el propio protagonista, aunque este era 200 años más viejo que nuestro "actual" Doctor. Pero el grupo se volverá encontrar con aquel al que acaban de ver morir y se embarcarán en la misión que el difunto les había encomendado. Y en este primer arco nos dan respuesta a algunas preguntas (la identidad del Silencio), pero sobre todo nos dejan con muchos más interrogantes: ¿Cómo se os ha quedado la cara con la escena final del segundo episodio?

El tercer episodio es el más regular de esta mitad de temporada, pero en especial hay que hablar del episodio escrito por Neil Gaiman: The Doctor's Wife, absolutamente genial, donde hace uso de la mitología previa del personaje (personalmente poco he visto de la serie antigua, pero es agradable ver como se hace uso de ella sin que obstaculice el entendimiento del episodio), y sobre todo saber un poco más de la Tardis y ver más partes de está "sexy cabina".

Hay otra saga más de dos episodios, que aunque no están mal, su importancia instrumental viene a explicar parte de esas alucinaciones de Amy (y quien sabe si justificar la muerte del primer episodio).

En el último episodio, hasta Rory brilla y tiene sus momentos. Quizás se echarán de menos a algunos de los personajes de las cuatro primeras temporadas. Aunque no sea Moffat el que lleve ahora las riendas, tampoco tiene que olvidar tanto la anterior étapa (parece que solo ha pasado lo que el mismo guionizó). No obstante, con la revelación de la identidad de River (era mi única apuesta, si se ven las pistas, era lo único que podría tener algo de sentido tras los últimos acontecimientos aunque quedan muchas cosas sin explicar), y con el ahora secuestro de Melody Pond. Como tras los dos primeros episodios, sí, nos han dado unas cuantas respuestas, pero nos han dado aún más interrogantes hasta que vuelvan en Septiembre. Eso sí, ya tenemos la receta para hornear una nueva tanda de Time Lords.

Valoración: 9/10



No hay comentarios: