sábado, enero 14, 2012

Mi primera vez haciendo autostop

Uno de los primeros fines de semana de Septiembre  de 2009 (cuando vivía en Uppsala) decido ir a Åland (un pequeño archipiélago de islas en medio del Báltico, perteneciente a Finlandia pero bastante autónomo y de lengua sueca) con unos amigos "internacionales". El plan inicial era ir el viernes por la mañana y pasar allí uno o dos días. Pese a las primeras dificultades para averiguar cómo llegar hasta la parada del bus (estaba a las afueras de la ciudad) que nos llevaría hasta el barco, todo parecía que sería bastante fácil si cogíamos una de las líneas de bus municipales. Pese a todo, los planes se truncaron por una especie de aviso de bomba que había dejado cortadas algunas de las principales calles de la ciudad (y por lo tanto, los autobuses tenían que ir por otras calles), así que misión fallida por el primer día. 


Al día siguiente quedábamos tres (perdimos a uno de los nuestros "en combate", ejem, traspuesto tras comerse una pizza a medio descongelar), pero conseguimos llegar al bus, y después al ferry que nos llevaría a las islas (prácticamente es más barato ir y volver a Åland, bus + barco, que hacerlo a Stockholm). En el ferry todo el mundo se sienta en los bares y empiezan a beber y a beber (era más barato que en Suecia), y nosotros nos sentamos a hablar y a ver de vez en cuando el Báltico. No recuerdo de qué estábamos hablando, pero tardamos un rato que habíamos llegado, más que nada porque nadie se había bajado, es más, todos cantaban y bebían alegremente (y eso que tan solo eran las 11 y algo de la mañana), y no se si dijeron algo, pero si lo hicieron sería en Sueco. Vamos, que habían pasado como 20 minutos y el barco estaba a punto de volver a Suecia, así que nos damos prisa y bajamos.

En tierra nos encontramos con un nuevo problema, el próximo bus hasta la isla principal no pasará hasta dentro de cinco horas. Las tiendas que estaban al lado del puerto estaban cerradas y no había ningún taxi ni ser humano que nos pudiera ayudar. Así que caminamos, algo tendríamos que acabar encontrando. De camino bromeo acerca de la posibilidad de hacer autostop. Why not?



Tras un rato encontramos una especie de museo/oficina de turismo. No recuerdo que escusa nos dieron, pero no nos pueden ayudar, nos aconsejan que sigamos caminando o hagamos autostop. Así que al final hicimos las dos, seguíamos caminando pero a la vez también intentamos hacer autostop. Deciros que el único que se paro, lo hizo a varios metros para observarnos supongo, y después continuar sin más, eso sí, riéndose de nosotros (supongo que si hubiéramos sido unas suecas de calendario la cosa hubiera sido muy diferente xD). Seguimos caminando como dos horas más mientras nos alimentábamos de sandwhiches de Nutella hasta llegar a una cafetería (fue un alivio poder gastar algunos euros tras un par de meses usando coronas). Tras saber el astronómico precio que nos costaría un taxi, decidimos volver al puerto pero para ya volver a Uppsala, por un día había sido suficiente.


De vuelta en el barco, vemos como muchos de los pasajeros son los mismos que habían subido a primera hora con nosotros, salvo que las cosas habían cambiado por un simple detalle, la mayoría de ellos estaban bastante borrachos y cargados de bastante alcohol (no solo sus hígados, también en cajas). Todo esto es debido a qué comprar alcohol en estos barcos que cruzan el Báltico es bastante más barato que en Suecia (leer el post del systembolaget), así que como es muy barato hacer el viaje a Åland, mucha gente lo hace simplemente para ahorrarse dinero en alcohol. Citando a Wikipedia "La abolición de las ventas libres de impuestos en los ferry que navegan entre destinos de la Unión Europea y Finlandia requiere una excepción para las islas Åland con respecto al IVA aplicado. La excepción permite ventas libres de impuestos en los ferrys entre Suecia y Finlandia (permitida en su parada en Mariehamn), pero ha hecho de Åland también una zona diferenciada de impuestos, lo que significa que las tarifas no se aplican en las mercancías que se traen a las islas."


Decir que el viaje de vuelta en bus fue bastante gracioso con el 90 % de sus ocupantes en un estado de embriaguez considerable, y escuchando sus anécdotas y canciones de borrachera. 

No sé si volveré a intentar hacer autostop pero espero visitar algún día Åland "de verdad".

No hay comentarios: