viernes, febrero 06, 2015

The Legend of Korra, book IV: Balance

Hace unas semanas que el mundo ha terminado, al menos en su faceta animada (aún me queda por terminar el videojuego de Korra, y sabemos que Dark Horse sacará un cuarto cómic con las aventuras Aang, Zuko y el resto del grupo), por lo que toca cerrar un ciclo sabiendo que no veremos a futuros avatar (Tierra y Fuego hubieran estado bien, llegando a una especie de actualidad del mundo avatar), al menos no en Nickleodeon, y tampoco veo a  Michael Dante DiMartino ni a Bryan Konietzko continuando la historia en sucesivas encarnaciones. Pero hay que dejar de lamentarse, el viaje ha merecido la pena y todas las cosas buenas se acaban. Por lo tanto paso a comentar brevemente esta última temporada de Korra donde se enfrentará en esta ocasión a un totalitarismo. Esperar algunos spoilers a partir del cuarto párrafo.

En esta última temporada de la Leyenda de Korra comenzamos con un salto en el tiempo de tres años desde los acontecimientos vistos al final de la tercera temporada. En un principio, una fuerza liderada por una joven del clan del metal, Kuvira "la gran unificadora" ha estado "unificando" el reino de la Tierra desde el incidente del Loto Rojo, el cual dejo al país sin monarca y en total caos. Bolin y Varrick (y Zhu Li) se unen a ella para lograr a alcanzar la calma cuanto antes. Por otro lado, Mako lleva un tiempo como guardaespaldas del príncipe heredero al trono, aunque más que guardaespaldas se siente como un mayordomo. 

Mientras tanto Korra aún no da señales de vida y los nómadas del aire intentan trabajar como una fuerza pacificadora internacional, aunque no son los suficientes para hacer esta labor. No tardaremos en descubrir como Korra, una vez recuperó la movilidad en las piernas, se escabulle al reino de Tierra y pasa al anonimato mientras trata de recuperarse de viejas heridas (todo lo sufrido a manos del loto rojo), cosa que la llevará a encontrarse con una antigua amiga: Toph. Además no tardaremos mucho en descubrir las verdaderas intenciones de Kuvira y sus ideas totalitarias para su imperio de Tierra. 

Korra tendrá que recuperarse y aceptar lo que le pasó para poder seguir adelante y enfrentarse a esta nueva amenaza, aunque no lo hará sola, ya que sus antiguos amigos estarán ahí para apoyarla y hacer frente a Kuvira y a su ejercito, aunque gracias a su gran número y a sus armas pondrán en riesgo mortal a todo el equipo avatar. Esta temporada ha tenido momentos geniales de humor con el duo Bolin & Varrick (también alguno con Mako y Wu) y geniales esos momentos con Toph. Esta temporada puede que no tuviera un villano o un riesgo tan grande como en el resto de temporadas, si no que han tirado más por el conflicto interior de Korra en cuanto a su papel en el mundo o como Kuvira suponía enfrentarse a algo tan parecido a ella misma. 

En cuanto al final, creo que no ha estado bien, Mako, a quien puede que hayan dejado un poco de lado esta temporada, tuvo su momento de gloria y de héroe arriesgando su vida para casi salvar a todos, final feliz para Varrick y Zhu Li, y prácticamente todos consiguen su final más o menos feliz, como el final de Avatar con Aang y también con todos los personajes evolucionando desde la primera temporada, desde Korra hasta Tenzin.

Por parte de Korra, parace que el Avatar siempre consigue a la chica, como decían por algunos sitios. Korrasami fue confirmado por los creadores de la serie, y celebrado por tod@s los "korrasami shipers". Como pequeña crítica a esto último, no el tema de que fueran lesbianas o bisexuales), si no la forma de sacarse este romance casi de la manga en los últimos minutos de la serie, creo que deberían haberlo desarrollado al menos mínimamente. Con Aang y Katara sabíamos desde el primer capítulo sobre los sentimientos de Aang hacia su compañera de aventuras (si bien puede que no se diera resolución a los sentimientos de Katara hasta el último episodio). En cambio en Korra tenemos a dos chicas que empiezan como rivales y terminan como buenas-mejores amigas en la tercera temporada. Esta cuarta temporada apenas les da un respiro para desarrollarlo más allá, y aparte de algún sonrojo no hay nada, por lo que creo que se podría haber hecho mucho mejor. Me parece muy bien que acaben juntas, pero por el bien de la historia debería haberse desarrollado mínimamente. 

En definitiva, nos encontramos con una última temporada y un final a la altura de la serie y con mundo que ha cambiado mucho desde los tiempos de Aang. Ha sido un viaje inolvidable, la serie de Aang y la de Korra han sido diferentes, con diferentes matices y quizás dirigidas a diferentes públicos pero ambas marcando la diferencia en su propio estilo. Ha merecido la pena. Habrá que estar al tanto de futuros proyectos de DiMartino y Konietzko en el futuro.

Valoración: 8-8.5/10

No hay comentarios: