viernes, mayo 08, 2015

Parasyte: Kiseijuu Sei no Kakuritsu

Hace unas semanas pude ver el anime Parasyte, obra que adapta el manga de Hitoshi Iwaaki, la cual se publicó  entre 1988 y 1995 por la editorial Kodansha. El anime consta de 24 episodios donde adapta por completo el manga de Hitoshi Iwaaki. 

La trama (aquí copio y pego a Wikipedia) es la siguiente: un adolescente de 17 años llamado Shinichi Izumi, vive con sus padres en un barrio tranquilo en Tokio. Una noche, criaturas similares a gusanos llamados "parásitos" aparecen en la Tierra, haciéndo huésped a los humanos al invadir sus cerebros entrando a través de los oídos, la nariz, etc. Uno de estos parásitos intenta entrar por el oído de Shinichi mientras duerme, pero no tiene éxito ya que éste está usando auriculares, por lo que decide otro camino para entrar en su cuerpo y alcanzar el cerebro: su brazo derecho. Debido a que Shinichi pudo evitar que este parásito llegara su cerebro, éste queda limitado y completa toda su maduración en el brazo invadido, haciendo que ambos seres conserven su intelecto y personalidad separada. 

A medida que ocurren encuentros con otros parásitos, ambos aprender a coexistir con su extraña situación y poco a poco forman una unión fuerte, trabajando juntos para sobrevivir. Esto les da una ventaja en la lucha contra aquellos parásitos que, con frecuencia, atacan a la pareja al darse cuenta de que el cerebro humano de Shinichi sigue intacto. Shinichi se siente obligado a luchar contra otros parásitos que consideran a los humanos como mera comida, contando con la ayuda de Migi (Un ser muy grande en cuanto pensamiento, se hace querer demasiado a medida del transcurro del anime dejando el recuerdo de un fiel compañero).

Lo que a primera vista parece una serie un tanto absurda va mejorando a pasos agigantados y te enganchará y te hará pensar como no lo hubieras imaginado en sus primeros momentos. De primeras te encuentras a unos seres parecidos a gusanos que empiezan a introducirse en los oídos de la gente hasta conseguir adentrarse en la cabeza de sus victimas, comerse su cerebro y controlar el resto de su cuerpo, además de aparentar ser personas "normales" y alimentarse de otros humanos. Además pueden "abrir" sus cabezas y sacar múltiples brazos/tentáculos con cuchillas que pueden despedazar la carne humana y todo tipo de materiales. ¿Son extraterrestres o algo que nuestro propio planeta a puesto ahí para defenderse de nosotros?  

El protagonista de la historia se convertirá en un caso especial ya que su parásito no podrá llegar a su cerebro (al llevar cascos y parar el camino del ser a su cerebro) y se queda con su brazo derecho (Migi), por lo que ambos deberán compartir su cuerpo y defenderse de otros parásitos al ser ambos una anomalía. Poco a poco comenzarán a llevarse más o menos bien y coexistir e incluso apreciarse el uno al otro. Migi, comienza un ser que solo se preocupa por su mera supervivencia, ansioso por aprender todo lo posible del mundo, pero carente de sentimientos y emociones. Sinichi por su lado, es el típico adolescente japonés tímido, pero la relación que se forjará entre ambos hará que al final de la serie sean bastante diferentes. 

La historia se irá desarrollando hasta un punto donde vemos cómo también los humanos somos unos parásitos para la Tierra y como somos despiadados con otras especies y puede que no seamos lo santos que pretendemos ser. Un anime lleno de acción, batallas, un poco de terror y quizás gore, intriga y un poco de humor y amor. Muy entretenida y si os interesa lo que os he comentado por aquí deberíais darle una oportunidad.

Valoración: 8.5/10

No hay comentarios: