miércoles, mayo 25, 2016

Secret Wars: 7, 8 y 9, el principio de una ¿nueva? era

No me voy a extender demasiado reseñando el final del último ¿"gran"? crossover de Marvel donde se han "removido" los cimientos del Universo Marvel. Por un lado vemos como la chispa de la revolución se ha encendido en buena parte de los territorios de Muerte, en buena parte por las acciones de los supervivientes del 616 y el Ultimate hasta que al final todo se reducirá a una pelea entre Reed Richards y el Doctor Muerte, al final todo esto desemboca en una historia del Universo Marvel con los 4 Fantásticos en su corazón, aunque lo que hace al final es sacarlos del mismo universo. Supongo que lo que más me ha gustado han sido esos momentos de Pantera Negra y Namor y ese momento a lo Aragorn en el Retorno del Rey.

Todos sabemos que los motivos de este reinicio "ligero" del Universo Marvel es hacer una pequeña operación de limpieza y reorganización. Cambiar a algunos personajes de universo, traerse a Miles Morales de moribundo universo Ultimate, quitarse a los 4F hasta que las aguas se calmen en cuanto a productoras de cine, hacerlo todo un poco más parecido al universo cinematográfico de Marvel, etc. Todo ello no termina de hacer otra cosa que dejarme un sabor a un producto prefabricado para este objetivo de simplificar al Universo Marvel y borrar lo que no se parezca a las películas (aunque por suerte siempre quedaran unas cuantas excepciones). Al menos lsd portadas de Alex Ross y el dibujo de Ribic no han estado nada mal. Puede que lo vuelva a leer en unos meses y no me parezca tan flojo, pero por ahora, sin ser de lo peor que se ha hecho en los últimos años(por ahí tenemos Miedo Encarnado o Axis), no es una obra que vaya a pasar a la posterioridad por su calidad en mi memoria si no por las consecuencias que se trajo.

Valoración: 5/10